miércoles, 12 de mayo de 2010

VISTA AL MICROSCOSPIO

No acabo de comprender, o de aceptar, o de admitir
que para ser una outsider la cosa es estar aparte,
y quieta y pasiva y deja la corriente pasando.
Soy energía, todo energía.
Me meto en los tornados que otros crean
y quiero, espiral, estar ahí dentro y aquí fuera.
Me voy arriesgando, me voy exponiendo,
como el soldado que, pieza a pieza, pierde la armadura.
Quiero irme y quedarme,
retirada a tiempo que ignora
o enterarse de todo y soportar paredes.
Escucho a un poeta decirle a su hija
no se qué de la alegría de los hombres,
que tire hacia delante.
Yo, villana en mi rincón,
con todo el orgullo que tiene el pueblo llano,
debiera ya comprender o aceptar o admitir
y sobre todo saber, saber ya de una vez
cómo hacer esto de acercarse por la espalda
y ni clavar puñal ni que me claven,
salir ilesa de los mirmidones en tropa
que no quieren ya ni matarme.


Cómo pudiste hacerme esto a mí - Alaska y Dinarama

No hay comentarios: