viernes, 25 de junio de 2010

Le digo a la señora que me envuelve el producto:

-No hace falta que lo envuelva, es para mí.

-Pero es que tú también tienes que quererte.

-Sí, pero me conozco y sé que me gustan las cosas sencillas.

No hay comentarios: