martes, 1 de junio de 2010

TRUENOS

Ni siquiera sé si fuimos tan felices,
pero hoy a quién le importa la verdad.

David Broza

¿Qué quieres que te diga?,
¿que te echo de menos?
Muy bien, pues ahí lo tienes.
Se me tachó de digna, pero no se enteraron de nada.
Claro que pensé, mientras saltaba sola alzándome entre olas de gente,
que ahí faltabas tú,
que habrías luego criticado
lo que más me hubiera gustado y te habrías ganado más de un golpe (y pego fuerte).
Y nos hubiéramos mirado sonriendo,
sí, ese preciso gesto de tu cabeza moviéndose un poco a la izquiera, un poco a la derecha,
clavando tus ojos en los míos.
Esa noche maravillosa en que faltabas
creo que hasta quedó un hueco libre con tu silueta.
¿Qué quieres que te diga?,
¿que todo lo que quisiste hacer conmigo
me sale solo y sin pensarlo con otros?
Muy bien, pues ahí lo tienes,
me muevo contenta del concierto al cine del cine al lago del lago al monte del monte al vinilo,
todo lo que apuntaste mil veces y nunca pudimos tachar de la lista
se me presenta de mil maneras con seres completos y constantes.
Lo que va saliendo lo agarro entre mis brazos,
no busco al culpable de que, de arena,
te desmenuces en mis manos.
Pero claro que me da pena.


Cadillac solitario - Loquillo y Trogloditas

No hay comentarios: