viernes, 16 de julio de 2010

ESOS

Escucharles hablar por teléfono con alguien que no conoces pero de quien has oído hablar.
Oírles explicar el final de un libro malo y que en su boca suena hasta interesante.
Decir "es precisamente eso" y reconocerte en sus alegrías y en sus penas.
Observarles conducir con los ojos fijos en la carretera.
Abrazarlos cuando te dicen algo bonito o porque sí.
Admirar sus habilidades, justo las que tú no tienes.
Atenderles mientras hablan sin mirarte a la cara.
Sorprenderte con sus hazañas infantiles.
Dejar que escojan el siguiente paso.
No dejar que se vayan.
No ser diplomática.
Discutirlo todo.
Contar con.

No hay comentarios: