viernes, 9 de julio de 2010

VENTANILLA

Camino por la plaza del pueblo
y no del pueblo como municipio,
sino del pueblo populus,
y encuentro pintadas en las paredes
grandes frases como "la anarquía mola mogollón"
o "el pueblo insumiso vencerá".
Me parece entrañable.
Paso por debajo de mi árbol favorito,
uno que es almendro y que es ciruelo,
que se ríe de los que lo clasifican todo
(pobre Linneo)
y allí unos hombres piropean a las chicas,
esa práctica ascendida
a tradición cultural que, como todas las tradiciones,
corre el riesgo de perderse

desde hace, por lo menos, ya diez años.
Me parece entrañable.
Los jefes sudan para explicarte
algunas cosas muy fáciles
y retuercen las palabras y tus manos,
y cierran las carpetas para que no mires
y acabes por descifrar un código sencillo.
Me parece entrañable.
Una niña no quiere meterse
entre las puertas de seguridad del banco,
no me extraña, pobrecita,
se resiste a enclaustrarse y que una voz le diga
que deje los objetos metálicos, pero no el dinero.
Me parece entrañable.
A los que sólo vienen a actualizar la libreta
habría que matarlos a todos,
deprisa o con tortura, me es igual.
Y, con todo, me parecen entrañables.

LA,CA,USA - Stereo Total

No hay comentarios: