domingo, 1 de agosto de 2010

CHÁCHARA

Tantas veces digo cosas
porque no sé qué decir.
Tantas veces habría que buscar
un poquito más allá.
Es un esfuerzo
no sé si válido.
Es posible que detrás,
por mucho que haya,
no aparezca nada de tu agrado
(ah, la inseguridad
tan presente cuando pienso)
Pero sería una lástima
quedarse con el
"ese día sí que llovía"
y no querer enterarse
de por qué he dicho eso.
Seguro que viene
a cuento de algo.
Y me encantan las historias
si me encantas las palabras.

No hay comentarios: