viernes, 13 de agosto de 2010

A LAS MUJERES

Nobody loves me enough to save me

Gala

Ella es mi amiga.
Se ríe conmigo de los que pasan en el metro.
Se enamora conmigo de los que pasan en el metro.
Tomamos pipas y helados y Aquarius.
Se indigna cuando en la tienda de camisetas divertidas
las más bonitas son sólo de chicos y las de chicas
son absurdas y nos hacen sentir como mierda.
Nos levantamos pronto, nos acostamos tarde, no nos cansamos.
Bebemos cerveza como leñadores de Oregón.
Escuchamos todo tipo de música tumbadas en mi sofá o en su cama.
Vemos pelis de serie B y nos gustan tanto como las de culto.
Somos extrañas y sencillas.
No quiere parecerse a nadie, no quiere parecerse a mí.
Llora en mi hombro, pero saca su fuerza y siempre se recupera.
Me presta cómics y discos y libros.
Siempre me devuelve lo mío,.
No nos prestamos ropa,
pero siempre me alaba el vestido. A mí me gusta su pelo.
Hablamos lo justo de cosmética.
Me da buenos consejos y yo a ella,
de repente, parezco inteligente y sin miedo,
ya no me aterra lo que piense
sin tener que dominarla.
Le gustan las motos, no tanto las carreras.
Es libre y permeable.
Es un poco antisistema, pero a mi manera.
Tiene en su salón
un póster de Spiderman. Se parece un poco a Mary Jane.
De todas formas, prefiere a Morbius
desde que le conté mi teoría.
No se parece a mí
en que es hábil con las manos
y monta maquetas de barcos, de coches y casitas de muñecas.
Y le gusta el rosa, es su peor defecto.
Ella es mi amiga.
Ella aún no existe.
Aunque la espero.

No hay comentarios: