sábado, 7 de agosto de 2010

Me quedo mirando a ese chico
que ayer no era nadie, era todos
nosotros iguales, sin más.
Y no es que él cambie, es el mismo, imagino.
No puedo evitar contemplarle
como si cada vez que alguien le admira
se me separara un metro.

No hay comentarios: