miércoles, 4 de agosto de 2010

MIEDO

Nunca me has preguntado
cuál es el rasgo que predomina en mi carácter.
O lo sabes o no te interesa,
o puede que ni yo misma lo sepa.
Soñé que me lo preguntabas
(curiosamente te respondía por escrito)
Te dije una sola palabra
y no te sorprendió en absoluto,
te pedí que me ayudaras, eso sí.
Creo que aceptaste.

No hay comentarios: