lunes, 16 de agosto de 2010

PROYECTO

Como el proyecto Manhatan,
con mucho tiento, con cuidadito
estuve muchos meses calculando la distancia cerca-lejos,
buscando el punto concéntrico entre tu línea y mi raya,
dejando espacio a tus palabras, cerrando el grifo a presión de las mías.
Con cuidadito, con mucho tiento
por si te asustaba, por si me pasaba lo de siempre,
despacito, despacito,
a veces con impaciencia, no creas,
y toda la grada "ánimo, no te rindas, merecerá la pena"
Buenos chicos que querían lo mejor para mí.
Me da miedo pensar que todo fue casualidad
¿te has parado a pensar qué pasaría
si algunos días no existieran?
Y así fue, casualidad y empeño,
empeño y sorpresa,
sorpresa y valentía.
No cuento ni a proverbial teoría de los géneros,
ni a la siempre oportuna lluvia.
Tuve una visión desde que así, en bajito,
me dijiste unas palabras puestas en ángulo,
desde que paseábamos entre las sillas y yo pensaba
que eras un regalo que me había tocado en suerte,
un regalo con muchas capas de papel,
pero un tesoro,
y yo siempre tuve alma de pirata.

Tuve una visión de holocausto nuclear,
y ahora, más que mi proyecto,
eres lo que ocurre cuando los dioses mueren:
que nace el hombre
miserable y perfecto.


Tokio ya no nos quiere - Lori Meyers

No hay comentarios: