viernes, 24 de septiembre de 2010

Hemos sobrevivido aunque no sé bien a qué

Maldita Nerea

Hemos planeado,
mejor dicho,
he planeado todo al milímetro.
Tu planeabas, sí
sobre la galaxia como un cóndor andino.
Como si el ensayo me diera garantía de éxito.
El plan era ese y tú lo conocías,
aunque probablemente volviéramos a los cinco años y todo se fuera al garete,
que a saber dónde camina el garete.
Tú cógete fuerte, pero, querido,
no me marees.
Si es sí, dime sí
si es no, no me digas nada.
Recuerda: tu silencio otorga,
así que habla, habla
y que brillen todas las candelas del cielo,
habla para que yo sepa,
que si no hablas yo me quedo así de miedo.

No hay comentarios: