sábado, 2 de octubre de 2010

CALLE CORDÓN (fill in the gaps)

Me voy quedando con frases bonitas,
"me gusta que escribas tus poemas",
"me lo pasé bien".
Y aún así dudo de la cantidad de tensión
que se os puede pedir.
Que una no deja de ser tonta de la noche a la mañana,
es más fácil que cambie una moda o un gobierno,
y todavía seguiré presionando para que os salga por cada poro
la llegada más hermosa, la caricia más sentida.
No, parece ya muy claro,
no voy a perder ese miedo de niña
que coge la mano de su padre porque es grande.
Alguien me pidió calma y mi espalda,
no más pánico. Qué fácil.
Y tendría solución, digo yo,
pero no sé si quiero perder ese rasgo tan mío,
por dolor que ponga.
De momento,
seguimos paseando por la calle Cordón
buscando aquel bar que compartí con todos y todos únicos,
rellenando mis vacíos.


Cose della vita - Eros Ramazzotti

No hay comentarios: