sábado, 20 de noviembre de 2010

EL MORIBUNDO QUE DIBUJA CON EL DEDO

El moribundo que dibuja con el dedo una puerta en la pared
y se duerme tan tranquilo.*
El morfema independiente siempre solo
que no acude a sus deberes y lamenta
ser sólo intérprete, ni siquiera personaje.
Mañana será arena, hoy es arlequino.
Y se sabe el papel, pero le pesa
no estar ni dos horas en blanco.
Cuelga los ojos de un azul imposible
que contrasta con el verde de los árboles.
El caballo, la luna, la sangre, los metales,
poco importa, el público no sabe,
pero asiente, el crítico les dijo y ellos hacen.
Y yo pido justicia
por sobre las almohadas,
y soy tan solo un átomo
fuera del ataúd.


*sobre una idea de Lorca

No hay comentarios: