miércoles, 3 de noviembre de 2010

He aceptado que no haréis por mí una locura,
que por mucho que mire parque alante
nadie aparecerá a llamar a mi puerta.
Perdida la vida y hasta la muerte se pelea
por no perder la escolta y la apariencia.
Mostrarse es demostrarse,
por mucho que otros digan.
yo no siento vergüenza
de contar mis miserias en abierto o en esquina.
Ya sé que no vendréis,
no diré que no importa,
pero poco puedo hacer,
un uno por ciento os espera
pensando en otras cosas.

No hay comentarios: