sábado, 13 de noviembre de 2010

NOCTURNO NO SÉ DÓNDE

Y entonces la luna
más tonta que nunca
decidió asomarse
y nos dio el miedo de los miedos
pensando que ese momento bello y sórdido
se quedaría sólo en sórdido
porque sabíamos que ese brillo
no nos pertenecía.

No hay comentarios: