viernes, 3 de diciembre de 2010

CIRCULANDO


No siempre todo es perfecto
y en el baño no siempre hay percha para dejar el bolso.
No todo sale siempre bien
y el bar en el que entramos no siempre es el más adecuado.
Tenme la mano si me embalo y voy sobrada,
no sea que tengamos un accidente no deseado
a fuerza de desearlo.
Sé que no es fácil conocerte,
que no es fácil que me des lo que yo espero
y cuando pasa salto dos mil metros desde el suelo.
Aún así no tengo miedo, me coges tonta.
Al menos tú aún te quedas.
No me valores más de lo necesario,
pero escucha atentamente:
mujeres imposibles hay muchas,
posibles mujeres, otras tantas.
Pero mujeres posibles que se presten
y se presten siempre
son muy pocas.

No hay comentarios: