miércoles, 15 de diciembre de 2010

GLORIA GIL vs GLORIA GIL

Como en un cuento de Borges,
Gloria Gil ya existía y era falsa.
Manoella, Manoella fue su nombre luego
y quedó Torres, su apellido.
Como todos los que cambian su patronímico,
se equivocaba, pero esa es otra historia.
Portorriqueña, estadounidense, mejicana y yo, ya véis,
de un pueblo cualquiera de una capital cualquiera.
Todo era contrario:
yo, sin voz, ella mujer nacida para cantar un pastel de musicón;
yo morena y ella rubia según veces;
ella dulce y yo arisca.
Esta es, señores, la otra Gloria Gil,
la Gloria Torres, llamada Manoella
Qué cosas tiene la vida,
que un famoso o famosete te quite el nombre
¿podría denunciarla o podría agradecerle?
Lo mejor es que a ella le duró menos de diez años
y yo casi van treinta que la vengo soportando.

Ahora que soy libre - Manoella Torres

No hay comentarios: