domingo, 5 de diciembre de 2010

MILORD

Lo conocí con muchos nombres y siempre la misma cara.
Unas veces era de una raza, otras veces de otro planeta.
Fue un egoísta cual personaje de La Celestina,
siempre estuvo asustado, aunque no lo admitiera.
No es estar siempre la virtud de un buen contacto,
sino también pedir ayuda al precisarla.
Tendrá un triste final, o ni siquiera...
¿es que tuvo acaso algún principio?

No hay comentarios: