martes, 28 de diciembre de 2010

OH, OH

Corro el riesgo
de acabar bajo la suela de cualquiera,
ni aplastada, ni pisada,
más bien churreteada de mí misma.
Corro el riesgo de convertirme en cualquiera
y no por un afán de exclusividad es esto problema
sino por la pequeña necesidad
de no acabar en una hoguera
mezclada con cenizas
irreconocibles.

No hay comentarios: