lunes, 13 de diciembre de 2010

TE DEUM

Reprochar es total,
reprochar es el todo cuando no hay argumentos,
cuando la autoridad más fuerte es el miedo,
cuando se cree y se interpreta con una visión tan lateral y esquinada.
Apelar a la verdad (que no es mentira),
apelar a la razón (que no es verdad)
Ya sé que dirás "no me arrepiento, volvería a hacerlo",
pero jamás continuarías, menudo eres.
La vergüenza más terrible es que no te dé vergüenza
llamar siempre desde una cabina de teléfonos
con una máscara pegada.
Fui mala persona, lo sé,
te bajé las escaleras y te puse frente a la puerta del infierno.
Fui mala persona. Y tú muy bueno.
Y tú muy bueno, con mucho tacto, con mucho respeto
lo diste todo, lo dejaste todo dentro
para quemarte en tu propio incendio.
Sigue mandando botellas sin mensaje,
algún día te contestarán a alguna.

No hay comentarios: