lunes, 27 de diciembre de 2010

TRAS DÍA

He visto cambiar de piel a los árboles mil veces
y todo sigue siendo lo mismo o diferente.
Entonces, me sorprendo
no esperando ya nada.
La ilusión del gesto llano
que no se aguarda ansioso.
Resulta que en mi hueco
hay demasiada luz,
bajaron las persionas:
exceso de fotones.
He visto hacer lo mismo a muchos pobres hombres,
no has sido ni serás el primero ni el último.
Entonces, me sorprende
esperar aún algo.

No hay comentarios: