jueves, 29 de abril de 2010

POCOS, LOS MISMOS

Yo también siento ese vacío
cuando me rodean los demás y me ponen palabras en la boca.
Yo también he querido descerrajar al de delante
y que pare de contarme la batallita anecdótica y manida.
Buscamos el hueso carnoso de las cosas,
nada sublime, pero que se pueda mascar,
no de gran tamaño, pero que llene los intercostales XXL.
Yo también he sufrido la campana de cristal
alrededor de mis ondas ya totalmente sordas.
Yo también he querido más, me he aburrido más, he soñado más,
he tenido la crisis de todas las crisis al empezar a llover.
Pero me alegro de que tu caos y mi caos
conformen la misma esquizofrenia.


Tattva - Kula shaker

miércoles, 28 de abril de 2010

DIME LO QUE HAGO

Fácil sería lanzarse al vacío
y descansar sin rechinar los dientes,
sin que el corazón, cansado de estirarse, se desgaste.
Fácil sería el abituallamiento y la verdad a bocajarro y que no duela,
no mirar a mis zapatos por vergüenza.
Fácil sería dejar de contener las palabras y las uñas
y llevarse y volar por la corriente del río
abadonándose a las risas de todos
y ni siquiera improvisarlo,
traer el pecado pensado de casa.
Llegar y besar el santo
y no sólo besarlo.
Pero no pensar es cosa de reptiles o de nubes,
es cosa de amapolas y cucharas
y no del todo mía.


Blue monday - Orgy

martes, 27 de abril de 2010

SIN SABERLO

Era como la voz de Mark Knopfler, que casi no tenía voz y, sin embargo, susurraba las palabras de forma que su voz se convertía en la música más sublime. Eso pasaba en Your latest trick, donde aquella voz de asmático llegaba a ser más intensa que el resto de la orquesta.

Lorenzo Silva en Algún día cuando pueda llevarte a Varsovia


Sin saberlo eres sabio, eres más.

El silencio te precede y te acompaña,
después, la calma.
Tu ignorancia es tu fuerza,
tu mirada, tus venas.
Como algo que no encaja, que no pega,
sin embargo, inteligencia de más de mil millones de años,
tú me enseñas,
tú me muestras
sin señalar mi torpeza,
todo manos y fortaleza.
Yo tan lista,
yo tan fuerte,
si me pierdo, tú eres mapa,
sin saberlo.

Tu nombre me sabe a yerba - Serrat

lunes, 26 de abril de 2010

PRIMERAS IMPRESIONES

Me pasa casi siempre y con casi todo:
me enamoro de una canción por su primer acorde,
de un cuadro por un rayo cayendo de lejos,
de una voz por una palabra aislada,
de una falda por el brillo del botón,
de una persona por lo que es en potencia.
Así ocurre que:
avergonzada, escucho a medias la única canción que no pega en mi emisora,
tuerzo el gesto ante la horterada que tengo colgada en el salón,
me aburre lo que cuenta esa voz sin aislar palabras,
remiro el botón de la falda que no me pongo,
soporto mal mi error de manipular a la gente.


Not about love - Fionna Apple

domingo, 25 de abril de 2010

MERCHANDISING

Gracias a D.B. por el último verso

No has visto la luz ni la has conocido,
vives apegado a que todo cambiará algún día,
que todo pasará
y hablas de ello como de las sirenas y los álamos,
todo urbano y poético.
Has comprendido mejor que yo,
cargado de razón,
has manejado los hilos y jugado tus cartas
como si tú hubieras escrito el manual.
Has convivido en la orilla,
has detenido tus pasos,
has escuchado mi charla apuntando para usarla más tarde
(información y poder)
Que sí, que lo has creado redondo y perfecto
pero aquí está la valentía, dime
¿sabes que es lo que no acabaste de entender?
Aquello de que el amor es, lo creas o no,
cuando la música se convierte en cine


That don't impressed me much - Shania Twain

sábado, 24 de abril de 2010

PERMANENCIA

Qué bien tener lo que tengo ahora y mañana y ayer y nunca más.
Qué bien saber que puedo ser (a saber)
borde
y agradable
y amante
y cariñosa
y martirizadora
y no dejaré de ser yo.
Que siempre tendré estos ojos y esta piel
mucho después de muerta,
mucho después de plantada la higuera,
mucho, mucho después de olvidada.
Qué bien saber que todo va a cambiar y todo quedará
para que lo comprueben mañana
(me imagino el futuro lleno de mujeres subidas en zapatos imposibles,
pero es sólo una licencia que le concedo a la imaginación)
Qué sé yo,
un Poker Face a tiempo siempre llena.
Y esta vida, estas manos, este cuerpo que pesa y me cansa
no debiera ser una condena a vida, no debiera.
¿No te imaginas todo lo que podemos hacer entre un segundo y otro?


Mais que nada -Sergio Mendes & Brasil 66

viernes, 23 de abril de 2010

ME VIO PASAR


Me vio pasar, ojos abiertos,

yo no le vi, no le conocí ni hoy ni nunca,
y aún lo espero
aunque se fuera hace tiempo.
Me vio pasar, ojos abiertos,
despacito, cada día
con un nuevo papel a interpretar.
Hoy, capacidad pulmonar reducida y sonrisa,
mañana, chica que se echa el pelo encima para esconderse.
Me vio pasar, ojos abiertos,
volando sin mucho tino,
cogiendo de aquí de allá
y él observando
contento de estar ahí,
sin mejores cosas que hacer.
Me vio pasar, no me di cuenta,
no tuve oportunidad de dar las gracias
por ser sus ojos
los narradores de mis momentos.


Brown eyed girl - Van Morrison

jueves, 22 de abril de 2010

NO TE LO CREAS


Algún día entenderéis que todo esto no va en serio,

quizá cuando lo entienda yo.
Algún día mi mal genio será desafiado,
alguien me cogerá de las manos y las sujetará,
con una sonrisa me dirá "tranquila, sé manejarlo",
pero no me soltará todavía por si acaso
y yo daré las gracias al cielo y al infierno
por enviarme a un profesional en la materia
y no más aprendices.
No me obliguéis a tener una cara y una idea de mí misma,
ni un yo, ni a inventar un tú, ni a ponernos serios.
No le encuentro la solución a la pequeña psicosis de uno mismo,
¿independiente y desquiciado o mal acompañado?
No hay suficientes vidas para responder a eso
(a no ser que en la próxima
te toque ser algo más cómodo que humano)
Aún sin domesticar, algún día entenderé
que yo no puedo ir en serio,
quizá cuando lo entiendan los demás.

Editions of you - Roxy Music

miércoles, 21 de abril de 2010

FALTAS MENORES

Pues sí, lo reconozco,
envidio a esas chicas tan bien peinadas a su estilo
con sus sombreritos modernos por la calle
y el mío avergonzado en casa
y envidio su dinero y a sus padres
que las sacan de vacaciones a todas partes y les enseñan
a hablar inglés desde la fuente de los días.
Envidio sus ganas de ir a conciertos y su saber estar
así como su falta de ignorancia en temas de ocio y otras hierbas,
tan mayores y con todo por delante
y yo con el tiempo ya pasado
acumulando para la próxima existencia,
el tener dieciocho años y una vida de verdad,
que a mí cuando me dicen "no eres guay"
yo sólo puedo decir "pero, why?"


Chica normal - Zodiacs

martes, 20 de abril de 2010

EL MUNDO ENTERO


Hay unos ciertos rincones que me quitan la piel
a veces por placer, a veces con dolor.
Hay unos pocos lugares,
casi todos hacen esquina entre dos calles,
en los que temo entrar y entro,
en los que acabo llorando o riendo,
en los que aparecen mis defectos y mis males,
mis miserias naturales envasadas, bien expuestas.
Son la avenida donde se desarrolla esto que llamo vida,
entre una acera y otra,
lugares tranquilos, con humo casi siempre,
con sofás gastados y rotos,
con una cerveza mala en la mesa de madera gastada.
Y hay baldosas que dicen tanto
que más vale que yo no hable.


My favourite game - The Cardigans

lunes, 19 de abril de 2010

DONDE TOCA, CUANDO TOCA

Soy una chica moderna
que vive en un barrio antiguo,
en el buzón, la publicidad
es de geriátricos y de "venda su piso cuando muera".
Yo, mujer de hoy,
doy lismosna con tarjeta,
como bollos malos en sabor y en colesterol
y finjo que son petit sous de innovación parisina.
Y como es primavera he vuelto al pop de hace un año
que me anima el alma pero no las caderas,
con los pies sobre la mesa escucho despacio
en un barrio antiguo
donde, al menos, se ven los tejados.
Ya lo dije: una chica alborotada
por encima de las interferencias climatológicas
que ayuda a cruzar a las ancianas
aunque las pierda de vista cuando puede.
Siempre de buen humor
porque el humor, si no, se venga,
miedo a la pena
le doy comida de celda (y poca)
y voy tirando, moviéndome en estas calles, años setenta,
esperando cada doce meses
a que rejuvenezca,
llevándonos bien
sin pedir demasiado,
ni tocarle la moral a las calles.

Freed from desire - Gala

domingo, 18 de abril de 2010

CARADURAS

Quiero estar seria y rompes
mi aura de mala leche y glamour,
me haces sonreír y te hundo un hombro.
Con mi aire de malditismo aséptico que roza
las motas de polvo sin cuidado,
todo controlado, todo
pesa sin la resta de lo que se fue olvidando dentro.
Posiblemente no acabes de dejarme ser mala,
con lo que peleo cada día,
con lo que me estudio los manuales, y al final
ni rechazo ninguna canción,
ni ninguna comida
ni nunca digo no.


Luces de neón - Lori Meyers

sábado, 17 de abril de 2010

TENGO DIECISIETE AÑOS

Tengo diecisiete años.
canciones de Prodigy,
alguna aún de los Vengaboys
creyéndome lo de
let's spend the night together
to now untill forever,
sin pasar por
I want you in my room.
Un pastor belga que me odia y al que odio,
desnudez dentro y fuera en un sofá que no me gusta.
Pocos momentos felices,
muchos en que desisto de dejar de probarlo,
bebo mucho,
hablo mucho,
nadie viene a mis fiestas,
tampoco sé si he llamado.
Tengo diecisiete años
y toda una vida que no uso entre las manos.
Me gusta el fútbol y no juego,
sin embargo juego al badminton.
He aprendido lo que duele a medias,
lo que puedes hacer con una lengua de sal,
sé al menos lo que no quisiera,
aunque me cueste decirle no al personal.
Tengo diecisiete años
y soy bastante tonta,
insatisfecha,
enferma,
cabezota.
No salgo de casa casi,
aunque siempre estoy en la calle
sin ver nada de ahí fuera.
Tengo diecisiete años
y muy mala cabeza,
me sé la revolución americana
y ninguna canción de las que suenan.
Sueño con cosas imposibles
y no intento hacerlas reales
me vale con que sean intocables,
a más romanticismo
más diecisiete años me nacen.

Dolce vita - Ryan Paris




jueves, 15 de abril de 2010

CONVENCIONES


El hombre aguantará en la cama,
la mujer dará a luz junto a su madre,
nada de juntar cuadros con rayas,
si cuesta menos de este precio no nos vale.
Los coches que corran,
las niñas que anden,
el café pequeño,
las maletas grandes.
Que gane siempre el mejor y no el más bueno,
mantener el tipo en todas partes,
dar dinero antes que tiempo,
forzar el ocio cuando sales.
Convenciones fijas sin cambio planteable,
no escritas, que impiden el avance.
El hombre aguantará en la cama,
la mujer dará a luz junto a su madre.

martes, 13 de abril de 2010

MAGIC CARPET

Hagamos un music-forum
bajo la escalera, o una obra de teatro.
hagamos el imbécil dos o tres ratos,
ríamonos de la camarera poco agraciada que te mira.
Déjame ser feliz si es lo que quieres
y enséñame qué he de hacer para que estés tranquilo.
En mi cabeza hay pasos de baile y piruetas
y si esto te parece lenguaje poético
es que no has grabado con cámara
los que tengo aquí dentro hirviendo.
Para llegar a esto
he pasado horas en silencio
con encefalograma plano.
Igual que no fui siempre consciente del poder de mis ojos
tú, inseguro, creíste que era imposible enredarme.
Es curioso,
no todo el mundo es igual a todo el mundo y desde entonces
tengo el alma en asaltos continuos
y alarmas rojas y prohibiciones y esposas.
No dejo de pensar en ciertas cosas
que no puedo olvidar ni recordar,
que no debo olvidar ni recordar.
No dejo de sentir el mismo aliento
encima de las mismas células que aún despiertas
esperan repetir, tercer intento,
lo que puede salir bien o mal.
No espero a una cara con un nombre,
sino a cualquier mano que me eleve,
que me dé lo que necesito hábilmente.
No te importe ser tú o cualquier otro,
pero necesito emociones en la piel.
Por eso no dejo de pensar en ciertas cosas
que podrían ser
que podrían no ser.


This fire - Franz Ferdinand

lunes, 12 de abril de 2010

JE VOUS EN PRIE

Ojalá se te acabe la mirada constante,
la palabra precisa, la sonrisa perfecta,
ojalá pase algo que te borre de pronto.

Silvio Rodríguez

No sé si va a salir bien.
Es muy difícil, sé que lo sabes,
cuando te miro y tus ojos laguna
me inundan de alegría, de pena,
de sólo tú.
Y sólo tu apareces escindido
de todo lo que existe.
Es muy difícil ignorarlo.
Lo tomo como un mal de la cabeza
que está ahí y que reconozco
y al que ya no hago caso,
un dolor recurrente que no se va
y apenas duele aunque me hierva la sangre.
Porque es muy difícil
huir de uno mismo, casi imposible,
casi no entiendo cómo se puede
amar y odiar a la vez tanto.
No sé si va a salir bien,
pero como si fuera mi última voluntad,
así lo espero.

The Unforgiven - Metallica

sábado, 10 de abril de 2010

QUIERO TENER BUENA VISTA

Tomar la decisión de ser algo
empobrece el conjunto por lo rechazado.
Para los que hemos ido construyendo pieza a pieza
desde las palabras hasta la firma
parece horroroso tener que soltarlo al viento ahora,
pero si no, nunca será libre
nunca serás libre.
Me pareció absurdo no retratarnos
con trazos firmes y ahora
ya no me importa tanto,
sobre todo en el momento en que veo que [tiempo para risas]
soy una copia, mala o buena, de todo lo que me rodea.
Tomar la decisión de negro o blanco
elimina sin remedio uno de los dos colores.
Aquella alumna a la que prometí un aprobado
si adivinaba mi canción preferida
se va a quedar con las ganas de saberla.

Black - Wonderfull life

jueves, 8 de abril de 2010

CAPERUCITA DESPISTÓ AL LOBO LO MEJOR QUE PUDO

Podiamos hacerlo por los viejos tiempos,
o mejor,
por los nuevos, qué narices.
Y que vengan de atrás y nos digan
qué hemos hecho mal,
ya sabes que para eso siempre se presta alguien
y carcajada,
porque nos importa todo eso lo que esos hagan,
aunque para lo que digan tengamos la espada afilada.
Y lo mismo hasta me atrevo a proponerte algo curioso,
dame tiempo, dame tiempo
y no te asustes
dejé los malos vicios a la orilla de la cama.
Si yo sé lo que me gusta y tú lo sabes,
que ya nos gustaría
hacer un concurso de dibujo rápido, de poemas lentos,
caminar treinta kilómetros y recordarlo
sin ponernos estupendos,
eso ya me lo he aprendido.
Caperucita despitó al lobo lo mejor que pudo,
se fue por el camino largo para disfrutar del viaje,
yo te muestro ambos senderos
¿cuál eliges?


Another one bites the dust - Queen

miércoles, 7 de abril de 2010

EL SOL NO SALE PARA TODOS


Es algo que no funciona del todo,
como las canciones italianas traducidas
llenas de palabras que no encajan,
demasiada letra para tan poca música.
Así estoy yo, encorsetada,
demasiado grande para el poco espacio
que me asignaron los dioses.
Es algo vacío
como las canciones pop que tragamos en verano.
Así estoy yo, aguantando, soportando,
esperando que venga algo un poco mejor,
pero los grupos buenos nunca llegan, nunca tocan.
He probado a hacerlo todo,
incluso he probado a dejar de hacer
y que el advenimiento sobrevenga.
Desde que supe que un optimista no es un pesimista mal informado,
sino que es el pesimista el que anda un poco perdido
las cosas marchan más dulcemente,
sin embargo, de vez en cuando,
en esas horas ni altas ni bajas en que me da por pensar
recuerdo a una chica que se angustia
y no puedo evitar agarrarla de la mano y acogerla,
pedirle que me cuente dónde ha estado,
pedirle que me cuente.


Why? - Annie Lennox

martes, 6 de abril de 2010

EL PEOR DÍA DE MI VIDA

El peor día de mi vida pudiera cifrarse hace ya muchos años
en un espacio cerrado, seis planos enormes sobre mí.
No me sé la familia de los celentéreos, es el fin del mundo.
Quizá el peor día de mi vida fue
aquel en que un hombre feo del que estaba enamorada
va y me dice, con toda la cara,
que cómo es posible que le quiera tanto si él prefiere a mi amiga
(y me salto la parte ofensiva de la historia)
Pero no, el peor día de mi vida es
ese en que comprendo que, por más que te empeñes,
nada permanece mucho tiempo,
aunque lo cuides, aunque lo mimes, aunque seas buena.
Puede ser que el peor día de mi vida fuera
el de los castigos autoimpuestos
por ver si purgaba mi culpa y recuperaba
todo lo perdido en el camino.
No sé si el peor día de mi vida fue
recostada en un sofá en un bar
escuchando una música lúgubre,
día que se repite, como una coda, cada cierto tiempo.
Más bien el peor día de mi vida debió ser
en el coche y tú alejándote, con lo que yo te quiero.
Es posible que el peor día de mi vida fuese
uno de tantos de los que llego a casa
empapada en lluvia y lágrimas y entiendo
que lo he vuelto a hacer mal.
Me temo que el peor día de mi vida es
cualquiera de esos en los que me vuelvo invisible
y mientras me persiguen los monstruos
nadie me escucha ni me ve.
Menos mal que salvo todos esos, los demás
son los mejores días de mi vida.

lunes, 5 de abril de 2010

LESS THAN THIS


Hay que explicar las cosas a veces
hasta el punto de tomar al otro por tonto.
Me enorgullecía de jamás tener que hacerlo,
pero tantas cosas cambian, por fortuna.
Así, si me ves escribiendo,
quizá sea una carta para ti,
así, si me ves seria
puede que esté ensayando mi mejor sonrisa.
Que más que menos que esto yo quisiera
un poco menos de lo otro.
Ya sé que conmigo todo
es crazy like a fool,
pero las canciones de amor que ponen en la radio
ahora las malcomprendo
y me da sobresalto si las vivo.

domingo, 4 de abril de 2010

HECHOS REALES


So you think you can stone me and spit in my eye
So you think you can love me and leave me to die.

Freddy Mercury

No me has visto correr
detrás de las palomas y espantarlas,
ni saltar al agua del mar a lo loco
aunque sólo si está calentita.
Me has escuchado muchas historias,
pero nunca te he contado esa que jamás cuento.
No me has visto volverme loca
en el minuto 4:08 de Bohemian Rhapsody
(y no hablemos de los que hago con Waterloo a solas)
No me has oído cantar con los brazos extendidos
como en el mejor concierto de mi vida,
ni en un karaoke haciendo el tonto,
ni cuando me pongo seria haciendo el tonto,
ni cuando grito "hay una bomba en el avión"
y esto va en serio.
No has visto lo que hago
en la cima de una cumbre,
ni lo que puedo llegar a hacer
cuando de verdad me enfado.
No has sido testigo de las palabras saliendo
de mi corazón al boli
y la cara de concentración que pongo cuando sucede
(casi la misma de cuando hago una multiplicación difícil)
No me has visto dudar entre un disco y otro
y llevarme los dos sabiendo que igual no ceno algún día este mes.
Jamás viste cómo bailaba en el metro ante ninguna mirada,
la gente va muy despistada estos días.
No me has escuchado pronunciar
mis diez palabras preferidas en cuatro idiomas
aunque no sepa bien ni medio.
Nunca te he cantado los mantras que me gustan
ni los que me hacen sentir bien.
Nunca te he contado lo que de verdad da miedo,
ni sé si me lo has preguntado.
No has llegado a acertar por qué soy como soy,
no has llegado a comprender
por qué a veces lloro en silencio y nunca a la vista.
No me has visto teclear a toda velocidad cometiendo mil errores,
aporreando cada letra con amor y rabia.
¿Tampoco hacer discursos subida en un bando del parque?
¿Tampoco con el sombrerito azul años 20?
Entonces, insiste
porque aún no has visto nada.

sábado, 3 de abril de 2010

YARICEL

No se llamaba Yaricel, claro, porque Yaricel no es un nombre ni es nada, pero me apareció de la nada y como andaba yo buscando nombres en estos días me gustó para ponérselo a ese chico que tenía a mi espalda aunque más parecía nombre de chica... pero bueno, me pueden ir dejando en paz porque este es mi cuento real o mentirero, pero mío.

Empezaré diciendo que soy la persona que más odia ir a cortarse el pelo y que, sin embargo, como tantas otras paradojas que me asaltan, soy la que más hablo de ello, incluso literariamente, que ya hay que tener cara para escribir sobre eso. Y es que, al final, lo de cortarse el pelo siempre puede ser algo simbólico. No en vano, una de mis supersticiones (a las que no hago demasiado caso, todo sea dicho, y al final me va a pasar algo por falta de fe) es aquella que ya he demostrado tantas veces sobre mi fortaleza mental ganada gracias a un corte de pelo. Algo así como un Sansón intelectual a la inversa. Así que esta historia comienza un día que fui a cortarme el pelo.

Contraviniendo las recomendaciones que, sobre todo las mujeres, se hacen con aquello de cambiar de peluquería, fui a una en la que jamás había estado. Me gusta cambiar, el mundo cambia ¿cómo no vamos a hacerlo nosotros? En la puerta había un chico fumando, le franquée y entré. No me hicieron esperar mucho porque el chico de la puerta, en quien apenas me había fijado, entró para lavarme la cabeza. Olía a tabaco y eso siempre es un punto negativo en mi lista, aunque, por otro lado, me transportó a recónditas regiones de mi mente (qué bien ha quedado esa oración, vaya) donde hombres que olían a tabaco no me parecían tan desagradables. Pequeña agitación de cabeza para desterrar pensamientos inconvenientes al momento y al lugar y me siento para que me lave la cabeza. Este es un momento clave en el proceso de lavado-cortado-peinado. Nunca estoy del todo cómoda cuando me lavan el pelo porque siempre me hago daño en el cuello, aunque, sorprendentemente, este chico se las ha arreglado para que no me moleste lo más mínimo.

Se ha ganado mi atención y su propio párrafo descriptivo. Parece marroquí (cosa que confirmará más tarde) Es delgado, no muy alto, quizá 1'70, aunque parece más bajito porque tiene las manos y los pies pequeños (que nadie dude de mi poder de observación veloz, soy más rápida que el viento de la estepa rusa) Lleva unas gafas con montura metálica, más bien redondas. Su piel es morena y su pelo rizado. Me gusta su camisa, es azul, informal, le queda bien. De los ojos aún no puedo decir nada porque para eso no sirven observaciones rápidas.

Cuando termina de lavarme el pelo me lleva a la silla para cortar. No se apaña con mi altura (ya había dicho yo que no era muy alto) y no atina a graduar la silla, así que trae un taburete y se sienta, me va a cortar el pelo sentado. Me parece muy poco profesional. Aunque esa observación no la hubiera hecho de no ser porque me está poniendo nervosa con los cortes que lleva hechos, no lo está haciendo bien, ¡no lo está haciendo bien! Y esta ya es demasiada histeria para alguien que, como yo, nunca ha lamentado un corte de pelo porque sabe que el pelo, gracias a los dioses, crece.

Yaricel (que ya le he puesto ese nombre a estas alturas de combate) tiene tijeras de tres tipos y las usa todas en mi coronilla, así como navaja y máquina. Empiezo a pensar que o bien es un peluquero como la copa de un pino o no tiene ni idea de cómo hacerlo y está usando un poco de todo. Sigue sentado.

No he comentado que no estamos solos en la peluquería, pero es que no venía al caso porque con mirar a Yaricel de arriba a abajo tenía suficiente. Las compañeras de Yaricel (son todo mujeres) hablan a gritos entre ellas. Una es cubana y, si no me falla la dialectología, las otras dos son de Puerto Rico. Están viendo la tele. Yaricel deja diez segundos mi nuca, con lo que mi descofianza, máxima ya, crece y crece tanto que se me va a salir por la orejas. Ha bajado el volumen de la tele y ha puesto un CD... un CD de Queen. Vale, no corta bien el pelo, pero tiene gusto. No me importa que use las tres tijeras como si hiciera malabarismos si lo hace con Radio Ga Ga de fondo.

De pronto, suena el móvil. Es el de mi peluquero, lo coge y se va fuera del local dejándome ahí, con el pelo mojado y a medio cortar. Esto no lo arregla ya nadie. No puedo evitar decir en alto "vaya un trabajador" Suena muy de negrero, pero es que estoy enfadada con él, a mí no se me deja tirada en medio de...

-Perdona -me dice al volver.

Ahí es donde confirmo que es de Marruecos. Habla despacio, dulce, cadencioso... y me ha pedido perdón. Espero que, mientras me corta el pelo, no note que me hierven las ideas. No, señores, no me sorprende que hace un segundo le odirara y ahora quisiera darle ofrendas en un templo, a mí ya no me sorprende nada.

Ha cogido el secador, me quedan menos de cinco minutos para separarme de él. Empieza a secarme el pelo justo como me gusta: despeinado. me está haciendo la raya a un lado, pero le perdono, porque no queda mal, de todas formas le digo, muy borde para que no se me note la flojera de piernas, que no tengo 40 años y que no me peine como si los tuviera. Se ríe, ay, madre, no le había visto reírse. Ha terminado y tengo que pagarle, Me acerco a la caja pensando estúpidamente en si estaré bien peinada (la supervivencia femenina, amigos)

Tiene los ojos verdes. Verde claro.

viernes, 2 de abril de 2010

CUATRO DIMENSIONES

A mí me han cogido de inocente en todas partes.
Con orgullo me movía queriendo ser amiga de todos.
Se reían a mi espalda, les comprendo.
A mí me han pillado de tonta en todas partes.
Era esa pesada que reía los chistes y si no los reía era mala.
Pero, de verdad, sólo era ignorancia,
las malas intenciones las suspendí todo el tiempo
y busqué el camino fácil para llevarlas a cabo.
Después, un poco más lista o un poco menos tonta, no se sabe
supe cómo hacer para reírme yo de todo.
Fui más fuerte, fui más poderosa,
controlaba a quien quería sin esfuerzo.
Qué lástima al final de remordimientos,
de superhéroes chafando mi faena.
Finalmente trascendí todos estos estados de conciencia
y supe
y supe más allá de la broma que no sale, del amor que se escalabra,
y el rencor a mi otro yo, pequeño y débil, desapareció junto con otras cosas
como la ira o la culpa de tener esta cara y esta mente.
Entonces volví a ser inocente
en cuatro dimensiones.

Noir Desir - Le vent nous portera

jueves, 1 de abril de 2010

NARRADOR TESTIGO

No es fácil captar mi doblez contradictorio,
gracias por intentarlo.
No creas,
puedo tratar muchos temas
aunque no haya leído el manual.
No atiendas demasiado a mis lagunas,
duermo poco últimamente.
Desconozco hasta qué punto
crees que me conoces o me has calado.
Creo que sabes que,
circunstanciales aparte,
ya nada será como antes.
Se acabó el dolor de mi parte,
no sé si la tensión mal medida de la tuya.
Sigo teniendo prisa
y todo lo que haces y ralentiza me exaspera,
pero disminuyo el tiempo en el metrónomo,
tengamos andante.
No, definitivamente,
no volverán muchas cosas,
aunque ten en cuenta que,
si bien no lo parece,
yo sólo tengo delante mis fichas
y de las tuyas, ya ves,
repasa los versos si quieres,
no he dicho aún nada,
me voy convirtiendo en narrador testigo que no sabe,
ni tiene el don de la omnisciencia.

Años 80 - Los Piratas