martes, 29 de junio de 2010

No voy a aprender lo que ya sé. Sólo voy a aprender dos o tres trucos para hacerlo mejor.

domingo, 27 de junio de 2010

viernes, 25 de junio de 2010

Le digo a la señora que me envuelve el producto:

-No hace falta que lo envuelva, es para mí.

-Pero es que tú también tienes que quererte.

-Sí, pero me conozco y sé que me gustan las cosas sencillas.

miércoles, 23 de junio de 2010

COSAS QUE EXISTEN Y NO EXISTEN (lista abierta a completar)

El asma no existe.
El tiempo no existe.
El movimiento existe.
El fracaso no existe.
La soledad no existe.
Los zapatos de tacón existen.
El fucsia no existe.
Las fucsias existen.
Los reflejos no existen.
El yo no existe.
El pensamiento existe.
Las líneas rectas no existen.
Las cosas que se pierden no existen.
La fama no existe.
La poesía existe.
Los poetas no existen.
Cronolanea existe.
El amor existe.
La inspiración no existe.
Los inspiradores existen.
La 5ª dimensión existe.

domingo, 20 de junio de 2010

LA MÚSICA (narrativa en verso)

Quisiera ir a bailar
cualquier día del año.
No sé qué sonaba mientras yo nacía,
pero era primavera y eso hubo de notarse.
Mi padre en Nochevieja
nos ponía discos y saltábamos.
Era el comienzo de esa era de actividad esquelética constante.
Ya bien de pequeña me inventaba pasos en el cuarto
y eso que era la música mala de los noventa,
toda la que conocía una niña de trece años.
No mentiré y contaré que mi primera paga
me la gasté en ondas sonoras,
pero en cuanto me puse el parche de pirata
hice un buen uso navegando en el pasado sesentero.
Desde que supe que la gente era extraña
y que habría que buscar a alguien para amar,
todo resultó más fácil.
No puedo recordar con cariño a quien me guió en las letras
porque a leer aprendí sola
y aunque agradezco a mi hermana
sus tardes sumando conmigo,
sólo puedo agradecer su trabajo
a quien con un xilófono y unos crótalos
me enseñó las notas, el cromatismo y la diferencia que da en el corazón
una escala menor y otra mayor.
Eran los tiempos de Wagner y musicogramas descifrables
y ya Prokofiev llamaba a la puerta
aunque sólo le abriría diez años más tarde.
Me enamoré de un heavy, vaya tiempos aquellos.
Nunca me dio por los raperos,
aunque no se me dan mal las rimas.
Me fui a algunos conciertos oscuros y guitarreros
mientras la 147 de Bach me paraba el tiempo.
Nunca tuve preferencias
y cada vez menos,
pongo escenas de película a Venus in furs
y caliento motores con un rockabilly bien puesto.
Curiosamente
sólo tuve canciones tachonadas con los amores pasajeros,
será que la música de siempre o no sirve o no vale
con el amor verdadero. O es que son tantos momentos
que me quedo con una discografía entera de todos ellos.
Tengo Angel como la canción que, mientras lloraba escondida,
sonaba y todas esas marionetas se abrazaban.
Mediterraneo es la palabra clave que suelto
cuando me preguntan una contraseña.
¿Qué puedo decir si escogiendo el color de mi nevera
sonaba Black or white?
Visito a menudo paredes pintadas de negro,
se me inundan los oídos con lo que escucho cuando bebo,
disfruto sola o acompañada
y descubro cada día nuevos motivos
para saber escuchar sin ser sorda.
Confesaré que me encanta el silencio
pero cuando los músculos y huesos necesitan calentarse
nada más importante
que la música.

viernes, 18 de junio de 2010

HAIKUS DE LA CIUDAD (X)

XXVIII

Puedo acabarme,
pero no en este día.
Muchos quehaceres.

XXIX

Tras esta noche
aúllan las farolas
en mi alma rota.

XXX

Hoy has dejado
mi rostro abandonado
en un espejo.

miércoles, 16 de junio de 2010

viernes, 11 de junio de 2010

EN TIEMPOS DE GUERRA NO HAY DEPRESIONES


"Mantén la mente constantemente ocupada. De ese modo no entrarán malos pensamientos. Un cerebro ocioso es el taller del diablo."

Swami Sivananda

jueves, 3 de junio de 2010

VOY A DORMIR


si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

Alfonsina Storni

Este es un merecido descanso,
la escucha del silencio.
Esto no es agotamiento, sólo cansancio
de escucharme decir tanto,
tantas cosas que se escapan a borbotones
¿qué quedará de mí si sale todo?
Me he vaciado del todo,
no espero nada,
ya está bien,
ya todo está bien.
No puede estar todo escrito.
No puede ser que ya esté todo escrito
incluso antes de que pase.
Esto es sólo un descanso.
Nada de adioses,
sólo un silencio que se queda resonando.


[Hay que irse a un viaje. Hay que ver muchas cosas. Hay que vivir más y escribir menos. Punto y seguido.]

miércoles, 2 de junio de 2010

ALELUYAS DE TI MISMO

Aleluya por tus ojos siempre atentos, por tu abrazo que confirma.
Aleluya por tu tiempo, el que me regalas hasta cuando trabajas y estás lejos.
Aleluya por tu cuerpo, por tus manos en mi espalda.
Aleluya por los sábado noche y los domingos por la mañana.
Aleluya por tus guisos, por las grietas cuando friegas.
Aleluya por tu disposición, por tu resolución y por tus dudas.
Aleluya por tu amor que nunca arrojas, sino que dejas caer.
Aleluya por tu comprensión, por tus neuras dulces, limpias.
Aleluya por soportar mis momentos de inspiración.
Aleluya por tu alma calmada y transparente.
Aleluya por tus nervios, tus agobios que me agobian.
Aleluya por la casilla no marcada en "egoísmo".
Aleluya por las horas que pasas poniéndome en pie.
Aleluya por los "hola" de aes largas y también por los "¿estás bien?".
Aleluya por tus viajes conmigo y al lunar junto a mi ombligo.
Aleluya por tu precio que no vale, por tu valor sin precio.
Aleluya por tu esfuerzo, tu sudor, tu espera.
Aleluya por tus rizos encrespados.
Aleluya por tu inteligencia.
Aleluya por dejarme brillar y tú en segundo plano.
Aleluya por cuando lideras y me encantas.
Aleluya por tu forma de bailar desenfadada.
Aleluya por cuando de verdad te enfadas y aumentan mis feromonas.
Aleluya por tu reino tan de este mundo.
Aleluya por el ingenio que me saca risa floja e imparable.
Aleluya por tu yo sin ego.
Aleluya por la soga floja que enlazaste a mi cintura, jamás al cuello.
Aleluya por no colgarme cuando más lo merecía.
Aleluya por rescatarme cuando estaba tan perdida.
Aleluya por callarte cuando me hice la lista.
Aleluya por tus besos cuando son de bienvenida.

martes, 1 de junio de 2010

TRUENOS

Ni siquiera sé si fuimos tan felices,
pero hoy a quién le importa la verdad.

David Broza

¿Qué quieres que te diga?,
¿que te echo de menos?
Muy bien, pues ahí lo tienes.
Se me tachó de digna, pero no se enteraron de nada.
Claro que pensé, mientras saltaba sola alzándome entre olas de gente,
que ahí faltabas tú,
que habrías luego criticado
lo que más me hubiera gustado y te habrías ganado más de un golpe (y pego fuerte).
Y nos hubiéramos mirado sonriendo,
sí, ese preciso gesto de tu cabeza moviéndose un poco a la izquiera, un poco a la derecha,
clavando tus ojos en los míos.
Esa noche maravillosa en que faltabas
creo que hasta quedó un hueco libre con tu silueta.
¿Qué quieres que te diga?,
¿que todo lo que quisiste hacer conmigo
me sale solo y sin pensarlo con otros?
Muy bien, pues ahí lo tienes,
me muevo contenta del concierto al cine del cine al lago del lago al monte del monte al vinilo,
todo lo que apuntaste mil veces y nunca pudimos tachar de la lista
se me presenta de mil maneras con seres completos y constantes.
Lo que va saliendo lo agarro entre mis brazos,
no busco al culpable de que, de arena,
te desmenuces en mis manos.
Pero claro que me da pena.


Cadillac solitario - Loquillo y Trogloditas