jueves, 12 de enero de 2012

SI HABLAS CON UNA PIEDRA Y LA PIEDRA NO TE ESCUCHA ¿ES CULPA DE LA PIEDRA O CULPA TUYA?

Ahora que sé, aunque no comprenda,
que de nada sirve enfadarse ni pedirte,
que el respeto a la piedra
es lo poco que puede hacer el viento que apenas erosiona,
que sabe que ella jamás entenderá
que la está acariciando apenas.
Ahora que sé estas cosas públicas y anónimas
puedo calmarme,
sentarme en la arena
y que el mar me cubra.

No hay comentarios: