miércoles, 2 de marzo de 2011

36

Hay diez dimensiones, según el último censo físico supercuérdico.
Seis están ocultas y una es el tiempo, la más puta de todas.
La prostituta babilónica del tiempo, señores.
Algo visible y apreciable
que los animales, esos que son como nosotros pero diferentes,
ni siquiera perciben.
Me pregunto, entonces
¿no será
que
es mentira?
Puestos a decir, quizá,
que en otra dimensión todo sería distinto,
no me puedo creer (¡que no!)
una dimensión inventada y filosófica.
El tiempo, creedme o no,
no existe.
Y si existe
tengo algo que decirle:
te he calado.

No hay comentarios: