martes, 15 de marzo de 2011

49



Está muy connotada
la palabra dependencia.La culpa es de las drogas
y de otras muchas cosas que te van quitando a pocos.
No entiendo, sin embargo, la acusación directa
que se hace cuando dicen
"qué poco independiente"
¿No dependes del aire, del vestido, de un poco de comida?
¿Qué tiene, pues, de malo querer a tus iguales?
Ya sea por amor, por costumbre, por la imbecilidad humana,
pero hay momentos (y son buenos)
en los que buscas y te encuentran.
Recuerda que el que impone es ese mundo feo que decide un buen día
que las campanas no molan
para volver a ensalzarlas y a condenarlas más tarde.
Recuerda que el que dicta es un mundo inútil cuyo sistema económico no funciona
y no puede asegurar
la felicidad de sus habitantes
(así, en masa)

Que camines sólo, con total holgura,
no es más que el truco de quien te quiere muerto,
quien te dice "individuo" y te vende "independencia"
no es más que el truco de quien te ve rebaño.

Hasta las feromonas
se activan con el trato.
Más allá de que merezca la pena
("¿y todo lo que aprendí de motos?", dije un dia)
es reivindicar nuestro derecho a necesitarnos, a necesitar, a ser necesitados
e, incluso, a dejarnos en paz algunos ratos.

No hay comentarios: