miércoles, 30 de marzo de 2011

57

Yo soy la ficha roja si conviene,
organizo mi agenda para que me cuadren los jueves (sigo haciéndolo, ya ves),
camino ni despacio, ni deprisa,
sin darme cuenta, más bien, de lo que hago,
por más que mida, por más que mida.
No puedo evitar ordenarlo todo, todavía.
Me gustan las cosas bonitas,
pero no esas cosas bonitas,
justo esas que te gustan, ya sabes,
el piano de cola, la copa de vino, la chica alegría de pelo perfecto,
la guitarra en las manos, el poema vacío que suena,
todo muy orgullosamente aprobado,
no me entiendas, déjalo.
Que hay cosas que jamás olvidaré
como las columnas del Partenón contra el cielo
y he visto cosas mejores, pero esa se ha quedado ahí pa los restos.
Y, lástima, no es una lista, pero no estás en ella.

No hay comentarios: