domingo, 20 de marzo de 2011

81

Lo mío con lo tuyo
no es obsesión alguna
ni es que el amor
creciera sin medida.
Es algo así como ¿sabes
cuando ves una peli buena
y buscas lo que puedes
sobre sus cinco actores,
el director, el cámara
y el chico del café?
Es interés compuesto
de magnetismo y magia
de esa que se queda
flotando en el ambiente
y permanece un tiempo
hasta que se renueva.
Lo mío con lo tuyo
no es búsqueda constante,
ni es ansia de querer
de ti apropiarme un poco.
Pero sí me di cuenta
de ese algo puro y bueno,
auténtico, oscuro, aparentemente sereno y alto,
qué le voy a hacer
si no soy ciega o sorda
y sé que el atractivo
vive ya en otras cosas.

No hay comentarios: