martes, 5 de abril de 2011

87

Perdiste toda batalla a la tercera autoderrota.
Si no me dejas machacarte ya has perdido.
Aspiras a la sociedad secreta
y no, bonito,
o la pelota o la muñeca.
Y, en el fondo, tienes gracia,
y, en el fondo no es tu culpa,
pero las cosas o se hacen bien o no se hacen,
o se pone uno delante y se enfrenta a lo que venga
o no juega a estar y no estar (que eso ni los dioses pueden)
a hablar tibio para no ser ni frío ni caliente,
a la broma constante e indiferente, intocable.
Así que vete por el camino de las divisiones terribles.
Al fin y al cabo
¿qué sentido tiene un número si lo sacas de su orden?

No hay comentarios: