domingo, 1 de mayo de 2011

33

Me leo entre un peristilo ya muy viejo
y no me reconozco.
No sé si han pasado los meses o las circunstancias,
o esa que quedará en pie cuando yo muera,
quién sabe,
es el enigma original que llevo dentro.
Pero ha ocurrido algo
que me quitó la paz,
que me filtró un veneno.
Y no deja de molestar
ni a sol, ni a sombra,
ni quemada, ni aterida.

No hay comentarios: