sábado, 18 de junio de 2011

12:10

Lo hago como puedo, como me dejan, como quiero, sí.
Voy ganando terreno a mis vecinos, muevo sus lindes.
Planto en cada palmo de tierra yerma una semilla ocupante
(el pasajero no es solo el que pasa, sino tambiénm el que ahí está, de momento)
Intento ser amable con las cuestas y los días.
Preparo la cena para los seres queridos.
Y ellos me devuelven, si cabe,
una sonrisa, una caricia.

No hay comentarios: