lunes, 20 de junio de 2011

18:26

Una mirada magnum que lo arregle todo
suele ser apañada, certera, pero difícil.
Sueño con cruzar una plaza (solo espero que no llueva)
y, corriendo, abrazarte.
La esquina, el bar, la canción,
lo vendo todo, ya no lo quiero.
Y si sigues pensando
que fuiste de usar y tirar
entendiste mucho menos de lo que crees
aunque vales mucho más de lo que pagué por ti.

No hay comentarios: