viernes, 24 de junio de 2011

22:05

Entre los árboles del bosque, el trueno
y el relámpago se iban adentrando.
Y el lobo acompañaba a la tormenta.

Amalia Bautista


Me vertiginan las líneas verticales, miro arriba,
y también lo que tú enseñas y yo escucho,
cara apoyada en la mano.
No sé muy bien de qué estoy enamorada,
posiblemente de un átomo pequeño y extraño que no comprendo,
de mí misma, de mi espejo, de un señor calvo y viejo que me quiere.
No lo sé.
Naturalizo, que ya es mucho.

No hay comentarios: