sábado, 16 de julio de 2011

15:44

Con la mirada de César Borgia en el semblante,
caminando fuerte,
heavenly, heavenly,
sin mucho cuidado, pues es verano,
me dirijo quizá a mi destino, quizá a otra estación de paso.
Esta vez seré más lista
sin olvidarme de ser un poco tonta.
Y espero que me dejen, al menos
acordarme de quién era, de quién fui
antes de morir del todo.

No hay comentarios: