viernes, 8 de julio de 2011

18:03

No puedo bajar la guardia y seguirá doliendo
que el sujeto A pida y comunique y sea con el sujeto B
y desde la lluvia, el pantano o simplemente
un afuera más bien falso
yo, sujeto C, miro.
En mi centro la duda quema
¿cómo hacer esto de encontrar al otro
sin que el otro arrase a su paso,
sin amarrarlo y encadenado y asfixiado con mi miedo?
No hice el ritual del fuego y eso
tuvo consecuencias nefastas.
Me quedo al margen.
Y, aunque es mentira,
en mi cabeza
esto es un hecho.

No hay comentarios: