sábado, 8 de octubre de 2011

Me la sigue trayendo floja,
y me perdonas,
que seas perro o gato,
que te llames Omega u Honorato,
que con un seis y un cuatro hagas arte 
y niegues la humildad de ser humilde.
Debiste llegar antes del ocaso,
quizá antes del mediodía,
quizá cuando rompían mis rodillas,
quizá cuando rompieron mi contrato,
quizá cuando ser humano era arriesgarse a vivir
y vivir era un cura sana y a correr.

No hay comentarios: