viernes, 28 de octubre de 2011

Muerte a Pepito Grillo
y a toda la información inútil
que nos mete en la cabeza,
las explicaciones del cómo y del porqué
de tanta historia lisa y llana.
Muerte a la voz de la conciciencia que me ata
y hasta humilla cuando puedo y estoy floja.
Muerte a ser culpable de no ser culpable
y a toda la parafernalia
ya casi surrealista
de no tener criterio al ser yo misma.

No hay comentarios: