domingo, 23 de octubre de 2011

No ha habido tacto, ni espera,apenas confrontacion, apenas sitio,
ni casi vías, ni casi tiempo.
No puedo quejarme, no debo agobiarme
y mucho menos esperar que me esperes.
Pero soñar es gratis, o eso dicen,
por más caro que siga saliendo cada centímetro
y puedo creer, tarde o temprano,
que seré importante
en esta pequeñez mía.

No hay comentarios: