viernes, 18 de noviembre de 2011

Inocentemente
voy echando el resto
esperando que pase lo mismo más veces.
A cuatrocientas pulsaciones por minuto
y ningún método,
voy aclamando y dando
lo que quisiera recibir de otros
en un círculo vicioso
con poco o ningún sentido.

No hay comentarios: