lunes, 20 de febrero de 2012

Si alguna vez perdiste un jersey o mil monedas
por estar solo un ratito
con alguien que merecía la pena;
si alguna vez anduviste
más de lo que ya podías
por ver joyas románicas
al otro lado de la carretera;
si alguna vez olvidaste dormir, comer, ser humano
por tener entre tus manos
las de unos ojos tristes;
entonces comprenderás
la vida dura que llevo,
y si no lo ves, prueba a ver:
no es agradable,
pero no te aburres.

No hay comentarios: