viernes, 16 de marzo de 2012

Un error de la materia y la antimateria,
un lapsus, un hueco por donde se cuela esta paradoja que es la vida,
un despiste de quien mete un virus en lugar de vitaminas,
un problema, una equivocación.
Y aquí estamos,
calentándonos la cabeza con la economía,
la aristotélica y el entendimiento,
con todas las invenciones humanas 
que no solucionan ser una anomalía.
Peco de frívola,
pero se me permite
porque tuve una infancia demasiado seria:
solo necesito un par de vidrios verdes,
un rincón,
saber y no saber mucho,
para olvidarme, para olvidarnos
de que somos ese intersticio 
donde antimateria no se comió a materia
y aún existimos.

No hay comentarios: