domingo, 25 de marzo de 2012

Y de ahí la necesidad
aguda, metálica, sólida
de organizar, de organizarlo,
de entender y dominarlo.
Solo se apaga, intermitente
con algo de música vuela pies.
Aprender es un misterio,
tienes solo un momento de conocimiento
y a otra cosa.
Y el miedo, oh, el miedo
o la falta de datos
que en una máquina supondría el colapso
y nosotros aceptamos.
Optimismo o tormenta.
Vaivén o escudo.
Y de ahí la necesidad
fea, risueña, artista, bufona
de destrozar, de destrozarlo,
de estallar y descolonizarlo.

No hay comentarios: