domingo, 22 de abril de 2012

No puedo evitar y no evito
saltar a solas en un baile de disfraces que imagino,
todos elegantes y muy cómodos,
todos como ángeles
bailamos y reímos,
divertidos y sensatos.
Disfrutamos y vivimos.
No puedo evitar y no evito
inventarme las letras y los números
y creer tener razón,
y defenderlo en cualquier parte,
tú no veas.
No puedo evitar y no evito
buscarme un sustituto a cada cuadro de acuarela,
querer hacerlo bien y destrozarlo,
seguir tirando del cable del teléfono
aún cuando lleva años
siendo inalámbrico.

No hay comentarios: