sábado, 11 de agosto de 2012

El trabajo embrutece a fuerza
de falta de aire, de rectas,
porque el trabajo no es trabajo que construya,
sino una actividad pasatiemposa
que se podría hacer en la mitad de horas,
en la mitad de sueño.

No hay comentarios: