miércoles, 10 de octubre de 2012

PERFECTAMENTE IGUALES

Señoras, señores,
yo tuve magia,
magia entre los dedos y en la mirada.
Yo tuve una amistad con los espíritus,
con las navidades pasadas,
con un planeta Tierra muy lejano.
Yo fui arquitecta de una historia entre rejas
que funcionaba a base  de ilusión y misterio.
Y el mundo prosaico abrió sus mandíbulas sin ningún ruido
y dejó un tú y un mí
perfectamente iguales a los otros.

No hay comentarios: