martes, 2 de octubre de 2012

UN OTOÑO Y OTRO OTOÑO

Niego a los judíos y a su tiempo lineal,
la experiencia ya nos habla
de la espiral recurrente.
Un otoño y otro otoño
exactamente igual, siempre distinto.
Las mismas lágrimas de frustración,
los mismos anuncios a ver si hay suerte.
Vas haciendo calas, vas probando.
Podrías dejar de comer e ir desapareciendo.
Prometes no desesperar,
pero un otoño y otro otoño.
Te sientes nada, afuera
solo porque el objetivo no es engrandecer a tu nación.
Y tienes miedo de tus ídolos
que esta vez no te están haciendo caso.
Mides palabras para que vuelvan su mirada
y te enfadas y te giras y no te importa,
pero un otoño y otro otoño.

No hay comentarios: