martes, 20 de noviembre de 2012

¿SE ACUERDA USTED DE LOS "JASP"?

Vaya alfombrilla chula se ha marcado el @jasp @jaspeante ¡Gracias!



Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados, nos decían los amigos de Renault (sí, voy a hacer un poquito de publicidad, pero, sea) a ritmo de Tempted y con un maquillaje marcadamente noventero. Una jovencita a la que no han tenido más remedio que contratar porque era buena. Muy buena..

Lo que nos quería decir el anuncio supongamos que está claro. Lo que se podía ver detrás, quizá también. Un mundo en el que ser joven era de por sí un valor, donde el ir trajeado de viejuno era rancio y llevar el cochazo era algo de dinosaurios  momificados. Porque era de las primeras generaciones que iban a ir a la universidad y lo iban a tener todo hecho. El mundo a tus pies, niño mimado-que-no-necesita-demostrar-lo-que-vale-porque-tiene-un-papel-que-lo-dice (llámese título de licenciado)

Tiendo a pensar que lo que se anuncia es porque no se sabe. Es decir, si nos meten por los ojos que ser joven mola, igual es porque no se tiene tan claro. Pero también, claro está, la publicidad es un reflejo del mundo en el que nos movemos. Más o menos.

Era el año 1994. Servidora tenía 11 años (por cortesía no hagan cuentas, aunque ¿a qué evitarlo? soy miembro de la generación ni-ni, señores, de esa pléyade en los 30 que está ya-más-que-sobradamente-preparada) El anuncio estaba dedicado a los que hoy pasan de la cuarentena (suponiendo que la jovencita del anuncio tuviera unos 25)

Los JASP fueron los que decidieron tener menos hijos y dejarlo para después de encontrar un trabajo fijo (que a buen seguro encontrarían tras terminar su carrera) Son los que ahora tienen hijos pre-adolescentes que les dan dolores de cabeza (porque uno no debiera meterse en pañales de once varas a esas edades) 

Los JASP no son los padres de la generación ni-ni, esta generación supuestamente perdida, sino sus hermanos mayores. Nuestros ídolos ¿o no? Tu curro, tu coche, tus colegas, Squeeze en la radio... Por el módico precio de 5 añitos de fiesta en la uni. 

A nosotros, sus hermanos pequeños, nos ha tocado pagar un poco más (la uni mierdosa y añeja, el máster, el inglés inválido porque un nativo siempre lo hablará mejor que tú, la innecesaria especialización puesto que ahora se vuelven a buscar hombres y mujeres del Renacimiento...)

Pero de nada sirve lamentarnos. Olvidemos a los JASP de una maldita vez. nosotros no somos ellos. ¿Y ellos? ¿Ellos eran ellos? ¿O sienten el mismo engaño? 

¿Dónde están los JASP ahora? Muchos de estos JASP aprovecharon el momento, dieron el pelotazo inmobiliario, traicionaron a su cochecito Clío y lo cambiaron por un BMW. Otros hicieron lo mismo pero fueron más discretos y gastaron el mismo dineral en un Mini. Muchos otros se adueñaron de plazas de funcionario y aún viven para contarlo. Otros sobreviven como pueden y se sienten muy engañados porque nacieron en los 70 en una nueva era, fueron adolescentes en los míticos 80 (y no se cansan de recordárnoslo), en los 90 eran la gran promesa JASP y en el nuevo siglo... fuegos fatuos.

No va más. Solo podemos sacar las moralejas, a saber:

  • El culo de tu coche no tiene por qué estar a la altura del culo de los otros coches.
  • Los 80 pasaron. Vamos a asumirlo. Por favor.
  • Los JASP ahora se llaman EMPRENDEDORES, aunque no son lo mismo: los JASP esperaban que se lo dieran hecho.
  • El espíritu JASP tenía algo bueno: la juventud se divertía trabajando porque trabajaba con su equipo, a su manera, con sus propias normas. Tomad nota.

No hay comentarios: