domingo, 23 de septiembre de 2012

ECHAR DE MENOS

Echar de menos es echar un lazo,
Una música de clarinete bajo una luna que destiñe.
Gritar en el vacío sin que las ondas se propaguen.
Tocarte al otro lado de la pared.
Dejar pasar un mes. Tener paciencia.
Un desgarrón, una herida ahí en el centro.
Vomitar risa.
Cancelar las cuentas.
Separar los miembros.
Anonadarse.

martes, 18 de septiembre de 2012

DESAPRENDER OCHO HORAS AL DÍA

En qué rincón se queda la calma, dices,
en cuál de los pliegues has aprendido a modificar la sonrisa.
No puedes, ya no, buscarme entre los aires ....
no voy a estar.
Ya lo sabías.
Desaprendo ocho horas al día, es un esfuerzo
tan grande y tan pesado que me rindo a veces
y caigo en la docena de borregos, quién lo fuera.
En qué ángulo se muere lo seco, dices,
en cuál de las noches dejaré de aguantarlo.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

QUE QUEDE CLARO

He tenido la desgracia
de ser engañada por ogros, duendes y malévolas princesas;
seres con miedo y con frío,
entes no malos, no buenos,
cuidaban su pellejo como cualquiera.
He tenido la desgracia
de haber sido sustituta y sustituida,
de sentir el rechazo de ambas riberas del río
cuando pedías un bote para salvarte.
Nadie nos salva, nadie.
He tenido la desgracia 
de ver cómo otros caían y no hacer nada,
de ver cómo yo caía y no hacer nada,
de ver cómo me pisaban por mi bien.
He tenido la desgracia
de tener que pedir hasta perderme,
de cambiar de nombre, de sexo,
buscando una identidad en venta.
He tenido la desgracia
de comprender más tarde que pronto
que nadie nos salva, nadie.

lunes, 3 de septiembre de 2012

No es más puro aquí el aire,
ni tampoco la esperanza es más brillante,
ni siquiera sé que no hay dos o tres enemigos.
No es más cerca la salida que en otras tierras,
ni personas más amables, ni más inteligentes.
Pero empezar de nuevo siempre
tiene ese sabor de esta es la buena.