viernes, 22 de marzo de 2013

Por encima de la M-40
por encima del aeropuerto, aún más lejos
vi las montañas nevadas, las vi
sin nombre y sin ojos y yo
con ojos y con nombre
a unos kilómetros de distancia
más allá del aeropuerto
quise ser otra, nadie, apenas nada,
quise no tener dinero, no tener coche, no tener patria
quise acordarme de tu cara,
pero solo de la buena.

No hay comentarios: