viernes, 22 de marzo de 2013

Tengo una luz
detrás de los ojos
que solo aparece
los días impares.

Y baja hacia el pecho
y odia sin ganas.

Y dicen los sabios
que un día se pasa.

Pero a cada uno
nos han tocado
nuestros locos,
y mucho me temo
que aún he de encontrarme
con unos pocos.

No hay comentarios: